viernes, 3 de diciembre de 2010

Un desastroso cajón de sastre

Sí, cada cual a lo suyo. Ni mucho ni poco. 
Es la 1:42 a. m. y estoy aquí, pensando qué hacer. 
Sin grandes pretensiones, ni demasiado que ofrecer a nadie. 
La idea inicial es volcar aquí todo lo que es bello... y sí, también todo lo que podría serlo más. 
Pero, haciendo un guiño a esa gran serie, diré que yo también soy una de esas personas que piensan que cualquier cosa que ocurra antes de las 9 de la mañana es digna de desconfianza. 
Así que no prometeré nada acerca de esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada